Empieza tu propio negocio, lo de hoy es emprender

Cada vez más personas tienen la idea de tener un segundo trabajo o una segunda fuente de ingresos, porque una sola no basta. Incluso han pensando en la posibilidad de dejar sus trabajos fijos para convertirse en emprendedores con un negocio propio, ser su propio jefe y no recibir más órdenes de un tercero, con horarios fijos y extenuantes.

Sí, lo de hoy es emprender. Muchos lo hacen a través de modelos probados como las franquicias, pero es cierto que no todos poseen el capital como para montar algo tan grande. Un grueso de los emprendedores opta por un negocio de cero, que suele estar relacionado a algo que a ellos les gusta hacer, como una papelería, una cafetería, etcétera.

Antes de aventurarte y tomar la decisión de empezar con algo propio, hay varias cosas que debes saber:

  1. Emprender no es un juego. Requiere un compromiso total y varias horas de trabajo. Deberás establecer también un horario y un sueldo por tu trabajo.

  2. No todo es miel sobre hojuelas. Cuando sé es dueño de su propio negocio, hay que invertir tiempo y dinero; es muy probable que no tendrás vacaciones ni puentes o días festivos, porque es cuando más gente puede llegar a comprarte.

  3. Tú decides qué vender y cómo. Aunque sea una papelería o una estética, una cafetería o una farmacia, tú decides qué productos adicionales puedes vender. Por ejemplo, tienes la opción de ofrecer recargas electrónicas y ganar comisiones por ello, teniendo una entrada adicional.

  4. Debes tener un modelo de negocio claro: qué capital tienes para invertir, cómo lo vas a invertir, si necesitas contratar personal o no, cuánto les pagarás en caso de que así sea, precios y ganancias, si requieres publicidad o no, entre muchas otras cosas.

  5. Responsabilidad social. Quizá dentro de las opciones que surjan como posibilidades de negocio puedas considerar alguna que esté dirigida a ayudar a las personas o al medio ambiente, o a reducir una problemática en tu comunidad. Dentro de ellas puede ser el ayudar a que la gente esté conectada a internet a través de sus datos móviles y que pueda mantenerse en contacto, aún en comunidades donde no es fácil hacer recargas electrónicas.

  6. De los errores se aprende. Si ya emprendiste y no funcionó no dejes de intentarlo. No pierdas la pasión por aquello en lo que crees. De hecho, no es necesario que pongas un establecimiento como tal para empezar con tu propio negocio; puedes establecer una consultoría y trabajar desde casa. Existen muchas opciones.

  7. No te cierres a un solo mercado. En el caso de las recargas electrónicas, por ejemplo, puedes ganar dinero desde tu celular y estando en cualquier lugar, pues desde un smartphone puedes ofrecer el servicio a cualquier persona que lo requiera, y tú ya ganaste una comisión por ello. Imagina que eres un universitario y desde un salón de clases le haces recargas a todos tus compañeros; podríamos asegurarte que, al menos, harás un par diariamente.

Anímate, seguro encontrarás un negocio que se adapte a tus planes de vida, a lo que te apasiona y en lo que eres bueno. Hay un abanico de oportunidades, incluso en las recargas electrónicas. El caso es empezar con algo tuyo, aunque sea una segunda entrada.