La banca electrónica y su revolución

Para muchos de nosotros, hoy la banca electrónica es algo común. Sin embargo, llegar a ella tomó muchos años, al menos en la forma en la que hoy existe. Pensar que en la actualidad hay que sacar el celular e ingresar un par de claves para poder hacer transacciones bancarias (incluso entre bancos diferentes), pagar servicios e incluso hacer retiros de dinero en el cajero automático, aún sin el uso de tarjetas plásticas.

La tecnología alcanzó a los sistemas bancarios del mundo por ahí de 1995, a cargo de Security First National Bank (SFNB), que presentaron un sistema de banca online totalmente desarrollado en Estados Unidos. Se le dieron múltiples nombres, tales como banca virtual, banca en línea, e-banking o banca electrónica. Ésta última es la que hace referencia a aquella que hace uso de medios electrónicos para servir -cajeros, teléfono, internet, etcétera-.

Algunos expertos aseguran que el éxito como tal de la banca electrónica en México llegó por ahí del 2003-2005, cuando las personas a través de internet empezaron a poder revisar sus saldos desde una computadora en casa, así como consultar sus estados de cuenta, hacer transferencias entre sus cuentas. Con el paso de los años, los servicios que ofrecía la banca electrónica fueron mejorando, conforme los avances de la tecnología y hoy permiten que casi todo pueda realizarse desde una lap, tableta e incluso desde el celular. El aforo de personas que acuden a una sucursal física ha disminuido considerablemente, sobre todo desde la existencia de las transferencias bancarias rápidas, que pueden ejecutarse tan sólo con el número celular de la otra persona.

Tan sólo hoy suman más de 280 millones de usuarios de banca electrónica, más del cuádruple de lo que existía en el año 2000. Por supuesto, la banca tuvo que adaptarse para estar donde el cliente está, donde compra y vende y trabaja: el Smartphone y los dispositivos electrónicos.

¿Alguna vez te imaginaste que con una selfie podrías iniciar sesión en tu banca electrónica? ¿O que podrías comprar x o y accesorio a través de conectar tu tarjeta a un sistema de pagos? ¿O que podrías recargar tarjetas electrónicas y regalarlas? Esto es lo que la tecnología hoy posibilita, lo mismo que una buena conexión a internet o datos, la cual es indispensable para poder acceder a tu banca desde tu celular.

El mundo de oportunidades que ofrece internet es grande, sobre todo a través de los dispositivos móviles. Incluso las instituciones bancarias hoy en día tienen diferentes Apps desde Banca en Línea hasta para atención a clientes, estás ayudan a los usuarios con sus transacciones y a eficientar tiempos de respuesta.